Si no votas, los demás deciden por ti

Durante estos últimos meses, en el mundo árabe se están sucediendo múltiples revoluciones, la mayoría de ellas propiciadas por una juventud que reclama democracia.

Yo nací en agosto 1989, en noviembre del mismo año cayó el muro de Berlín, la apertura del muro, conocida en Alemania con el nombre de die Wende (el Cambio), que fue posible gracias manifestaciones masivas y pacificas en ciudades como Berlín del Este, Leipzig, Dresden y Halle, donde miles de alemanes alzaron su voz para exigir la dimisión de todo el gabinete en el poder, así como la celebración de elecciones libres y otras reformas. Pero parece que las generaciones que hemos nacido en plena democracia no somos conscientes de lo que esto realmente significa.

Nuestros padres/madres, ti@s, abuel@s,… lucharon, en época de la dictadura, por un cambio, por hacer realidad unos ideales de democracia y libertad. Ahora todo eso parece que queda muy atrás, pero realmente sucedió antes de ayer en España, y esta sucediendo hoy en los países árabes donde la ciudadanía se ha cansado de sus dictadores, y están llevando a cabo una verdadera revolución que les ha de permitir gozar de estados democráticos donde el pueblo pueda elegir a sus representantes, y no existan dictadores a los que sucedan sus hijos.

Nosotros, actualmente disfrutamos de unos derechos y una sociedad del bienestar, que nos permite, entre otras cosas hacernos oír a través de la elección de nuestros representantes en las diversas instituciones. Por eso es tan importante ir a votar. Si no votamos, no nos hacemos oír, y por tanto no tendremos derecho a quejarnos de lo que hacen nuestros políticos, porque no hemos querido participar en estas decisiones.

Igual que no todos pensamos igual, ni todos tenemos las mismas ideas, ni nos gustan las mismas cosas,  si no votamos, estamos dejando que elijan otros por nosotros, y creo que eso no es lo que queremos.

Anuncios